lunes, abril 03, 2006

Competitividad.

Nuestra economía está basada en la competitividad, y hoy en día se habla bastante de ello, anualmente sale la noticia en el periódico de que la competitividad en España es de las más bajas. ¿Pero qué significa eso?. La competitividad es, grosso modo, lo que es capaz de producir esa economía por cada unidad que se invierte. Si invertimos 1€ en producir, nuestra economía produce 7. Eso es competitividad. Cuando más alta sea una economía competitiva, mayor será el número que representa lo que produce nuestra economía.
La competitividad de una economía es importante a largo plazo. No es tan importante como para obsesionarse con ella, pero es cierto que un país no competitivo se acaba "cayendo" del tren del progreso y el crecimiento. Ahora bien, hay varias formas de que la competitividad de un país aumente, y no se trata de elegir tanto cuánto queremos que crezca nuestra competitividad, sino, cómo queremos que sea nuestra economía en el futuro.
Una de las formas más sencillas de hacer que la productividad de un país aumente, es facilitando la "flexibilidad" laboral. Este eufemismo significa que los empresarios tienen más facilidades para echarte. Evidentemente, tener una mayor disposición de empleados y que estos tengan derechos hace que la productuvidad de un país aumente. La productividad nazi durante la guerra mundial era altísima porque usaban esclavos a los que no tenían que pagar: los judios y demás trabajadores importados del resto de la Europa conquistada: polacos, serbios, franceses... El problema es que ésto, evidentemente, es inmoral porque la esclavitud debería estar erradicada.
Otra forma de aumentar la productividad es aumentar el gasto en investigación y desarrollo y desarrollar una fiscalidad que lo potencie. Esto es más arriesgado, porque no todos los proyectos acabarán en éxito, pero a largo plazo garantiza la mejor competitividad ya que tendrás acceso a tecnología y protocolos a los que otros países no tendrán acceso, o tendrán que pagar para adquirirlos.
Cuando los políticos nos venden la moto de una reforma laboral, quiere decir que nos van a colar un recorte de los derechos de los trabajadores. Esos derechos los hemos conquistado nosotros, sacrificándonos durante siglos y luchando durante los últimos doscientos años por ellos, a veces con víctimas mortales. Pero dicen que ahora nuestra economía necesita ganar competitividad. Entonces, ¿Cómo es que a pesar de las sucesivas reformas laborales, seguimos siendo menos competitivos?. ¿No es mejor que España aumente su gasto i+d?
Hacer que los campos de golf broten por toda España, una España que se deseca, no nos hace más competitivos tampoco. Hacer que la principal industria del país sea la construcción y que nuestro sector servicios esté orientado hacia el turismo no nos hace más competitivos. Nos hace los camareros de Europa. Que no nos tomen el pelo y que apuesten por nuestro futuro: que inviertan, pero que no nos toquen nuestros derechos. Ellos que han ganado tanto dinero explotándonos, que se arriesguen un poco investigando y desarrollando una economía puntera, y no nos toquen la cartera a aquellos a los que más no se nos puede exprimir.

4 comentarios:

Agarzon dijo...

Yo creo que hay que ir más allá.

Si nos remontamos a la edad media, encontramos que las novedades tecnológicas eran bienvenidas en tanto que servían apra disminuir el tiempo de trabajo por la misma producción. Adam Smith ignoró esta posibilidad y logró que el sistema entrara en una dinámica que todavía arrastramos, y que entiende todo avance como un método para producir más por el mismo tiempo o, peor, producir mucho más por más tiempo.

Estas últimas opciones pertenecen al método donde los seres humanos son parte sumisa de un sistema superior a ellos; esclavos de conceptos tan abstractos como el del crecimiento económico.

Podemos incrementar la competitividad de muchas formas, y "flexibilizar" al ser humano hasta convertirlo en un bit manipulable que forme parte de un macro-sistema informático gestor escrito con programación lineal. La pregunta sería, ¿para qué aumentar la competividad? No como país, sino como sociedad.

Digo esto porque tú mismo lo has dicho: caeríamos del tren del progreso y del crecimiento económico. Pero, ¿qué son esos trenes? ¿Quiénes lo conducen? y más importante ¿a dónde nos llevan? ¿hasta cuando? ¿somos felices mientras? ¿lo seremos?

Kinderzimmer dijo...

Ahí no estoy totalmente de acuerdo contigo. Creo que a largo plazo, la competitividad y el crecimiento económico son indispensables para asegurar el bienestar. El problema es el reparto de la plusvalía.

Agarzon dijo...

¿Qué es el bienestar? ¿Es lo mismo bienestar que bienestar material?

Evidentemente necesitamos cierto bienestar material para vivir (comemos y bebemos, para empezar), pero a partir de ahí, ¿qué hay?

Además es contradictorio. Asegurar el bienestar es permanecer en un estado de producción determinado. Sin embargo estamos continuamente reproducciendo el proceso productivo, persiguiendo siempre aumentar el bienestar material...

Es un poco hacer de abogado del diablo, que conste... ;)

Kinderzimmer dijo...

Tu puedes asegurar que el bienestar materialno es necesario, o al menos la opulencia en la que vivimos, y todo el mundo va a estar de acuerdo contigo. Pero no puedes imponer a la gente que renuncie de eas posesiones. Te puede parecer más o menos inmoral, pero eso no tiene nada que ver con economía, al menos eso pienso.
Evidentemente el portatil en el que estoy escribiendo esto no es necesario. Y mi videoconsola tampoco. Pero si hay 1000000 de personas en españa con un portatil, no les puedes pedir que renuncien a él porque no son bienes necesarios. Ellos te van a decir: ¿Quién eres tú para estimar lo que es necesario o no?.
Nosotros no debemos estimar lo que es necesario. Debemos procurar que todos tengan lo que es requisito indispensable para vivir. Y también procurar que el dinero se reparta de la mejor manera. Para conseguir que cada vez se reparta mejor, y todos nos toque a más... debemos procurar una economía creciente y productiva.
Además, una economía que no es creciente y productiva, sencillamente se queda atrás y es perjudicial para sus ciudadanos. Lo importante no es alcanzar el bienestar máximo, lo importante es cómo alcanzarlo y crecer.
Al menos esta es mi opinión ;)