lunes, diciembre 31, 2007

La España del siglo XXI

 Poca importancia se le ha dado a las palabras pronunciadas por el arzobispo de Valencia durante la manifestación de ayer: "la cultura del laicismo radical es un fraude y un engaño, no construye nada, sólo desesperanza por el camino del aborto y del divorcio exprés". Estas palabras no son fortuitas, o fruto de un instante de desaire, estas palabras reflejan a la perfección la mentalidad de la Iglesia y lo que es peor, la mentalidad de muchas personas en nuestro país. 
 Aquellos que hablan de tipos de relaciones entre Estado e Iglesia dentro del laicismo se engañan, el laicismo sólo puede tener una forma, una manera de ser. El Estado reconoce la libertad religiosa y la protege, y la Iglesia y demás formaciones religiosas se someten al juego democrático como cualquier otro organismo. No hay laicismo moderado, ni hay laicismo radical. No hay un modelo en el que la Iglesia interviene en el papel que desempeña el Estado, pues es fundamental para la democracia que el Estado esté total y absolutamente independizado de la Iglesia. 
 Durante dos milenios la Iglesia ha perjudicado la historia europea plagándola de guerras, miedos todavía latentes, atraso tecnológico, ignorancia y fobia a la cultura para el pueblo, ... No, el papel que la Iglesia ha desempeñado en la historia no es digno de alabanza precisamente. La historia nos enseña una valiosa lección: la unidad del Estado con la Iglesia no sólo ha sido siempre peligrosa y perjudicial para el pueblo, sino que además va directamente en contra de los principios de pluridad que inspiran una democracia (o deberían inspirar).
  No, estas palabras no son inocentes. Hay formas y formas de luchar por tus ideas. Respeto a aquellos que piensan que el aborto es un crimen deleznable y a los que están en contra del divorcio. En el fondo tan sólo tratan de imponer su moral, pero esto es lo que todos tratamos de hacer al fin y al cabo cuando algunos tratamos de luchar contra la explotación laboral, el abuso de poder de los Estados y Administraciones... tratamos de imponer una moral. El problema es cómo se impone esa moral. 
 Me gustaría pensar que mi país es lo suficientemente maduro como para rechazar las actitudes como las de ayer, dignas de épocas pasadas. Solía pensar que el pueblo español había llegado a una madurez democrática, para pensar que las normas morales atañen a cada uno en su casa y que la sociedad se rige por las normas justas, científicas casi, que permitían su desarrollo en paz, aunque no se estuviera de acuerdo con algunas de ellas. Por supuesto la vida real no es así, pero pensé que los españoles aspiraban a ello. Al encender la televisión ayer me sentí profundamente avergonzado, desengañado, de ver el poder de convocatoria que todavía (y aquí permito que mi natural optimista surja aún a mi pesar) tiene en este país ese ente que tanto nos ha hecho y nos hace sufrir. 
 Manifestación de abrigos de visón, manifestación de habanos humeantes, gafas de sol oscuras y bigotes sobre labios temblorosos. Ideas del pasado en el presente, españolito que bosteza mientras los otros nos resistimos al morir. Esta España hiela el corazón.

viernes, diciembre 28, 2007

Parece ser que la economía española va magníficamente desde hace casi 20 años, sin embargo, es la primera vez que las preocupaciones económicas aparecen entre los principales problemas que los españoles ven en sus vidas según el CIS

jueves, diciembre 27, 2007

Un obispo asegura que los menores provocan los abusos.

 Así como hay hombres que dicen que la culpa de que peguen a las mujeres es de ellas, por cabrearlos, o de que sean violadas es de ellas por ir provocando, un obispo tinerfeño ha declarado de que algunos menores están deseando que se abuse de ello. Después de soltar esta perla, también ha declarado sobre la homosexualidad. Se ha lucido.

martes, diciembre 25, 2007

Tropas amotinadas

 Tropas estadounidenses se han amotinado después de perder a 5 miembros de su compañía. Los soldados se han reunido y han declarado que en estas condiciones no pueden actuar de forma profesional y que temen desencadenar una masacre motivada por la ira. La compañía (138 hombres) ha perdido 14 hombres en un año y el batallón que cuenta con un millar ha perdido 31 soldados.

martes, diciembre 18, 2007

Dead in Baghdad

Muere el autor de "alive in Baghdad", un bloguero de 32 años que denunciaba la invasión estadounidense. El autor ha sido tiroteado por las fuerzas iraquíes de seguridad en su propia casa debido a las críticas que recibían. 

viernes, diciembre 14, 2007

"Pagar por ser sospechoso es inaceptable"

La frase del día la pone Mariano Rajoy en referencia al canon digital. Acertado.

Constitución Europea

Con otro nombre y un ligero lavado de cara la Constitución Europea que fue rechazada por los ciudadanos europeos será votada en los parlamentos nacionales (salvo en Irlanda, donde será expuesta a un nuevo referéndum), que, si no hay sorpresas, la aprobarán sin tener en cuenta la voluntad de aquellos que los han elegido. 
 ¿Ésta es la Unión Europea que queremos? ¿La que le da la espalda a los ciudadanos? La Europa que reniega de la soberanía del pueblo y del estado social. 
 No es tan solo un rechazo al contenido del tratado de la Unión Europea que olvida a conciencia los derechos de sus ciudadanos, sino también un rechazo a las formas que adopta dicho tratado. 
NO a la Constitución Europea.

lunes, diciembre 10, 2007

El impuesto sobre el patrimonio

Quería escribir algo sobre el impuesto sobre el patrimonio pero al encontrar este fantástico artículo en rebelión.org, me callo y dejo que lo disfrutéis vosotros.

Ya no hay dudas. El Impuesto sobre el Patrimonio pasará a la historia tributaria de este país en la próxima legislatura. Los dos únicos partidos con posibilidad de gobernar ya han anunciado formalmente su desaparición aduciendo idénticos motivos: recae sólo sobre las rentas medias, es una antigualla que sólo existe en Francia y en España en el conjunto de la Unión Europea, ya no sirve como instrumento de control de rentas y, sobre todo, es un claro ejemplo de doble imposición (se grava dos veces la misma base imponible). ¿Es esto cierto? ¿Son las clases medias las que realmente pagan los 1.400 millones de euros que recaudan cada año las comunidades autónomas en concepto de Impuesto de Patrimonio? A la luz de los datos no parece que las cosas vayan por ahí.

Veamos. Según la Memoria de la Administración Tributaria correspondiente a 2005 -última publicada-, 920.676 contribuyentes declararon el Impuesto sobre el Patrimonio. La cifra está estancada en el entorno de los 900.000 contribuyentes desde que en el año 2000 se estableciera la exención de la vivienda habitual hasta un valor máximo de 150.253,03 euros, lo que provocó

una disminución considerable del colectivo de declarantes (-11.4%). Quiere decir esto que apenas el 5% de los ocupados (sobre los que en principio recaen las obligaciones tributarias) declara el Impuesto sobre el Patrimonio.

¿Pero pagan todos los contribuyentes por igual? Evidentemente que no. Tiene razón el presidente del Gobierno cuando afirma que ese tributo recae sobre las clases medias, al menos en número, pero olvida decir que quienes realmente pagan el Impuesto sobre el Patrimonio no son las clases medias, sino los más ricos, por lo que serán ellos, por lógica, quienes más se beneficien de una

supresión total. Veamos de nuevo. La Memoria Tributaria dice que los declarantes con un patrimonio neto inferior a 400.000 euros representan nada menos que el 72,1% del número total de contribuyentes (se supone que ahí están las clases medias). Sin embargo, y aquí está la paradoja, esos contribuyentes aportaron únicamente el 24,8% de la base liquidable total, que no es otra cosa

que la base imponible menos las deducciones. Es decir, que tres cuartas partes de los declarantes aportan únicamente la cuarta parte de la recaudación.

Un impuesto de ricos

¿Quiénes pagan, por lo tanto, el impuesto? Pues, evidentemente, los más ricos. El 6,5% de los declarantes, es decir aquellos que cuentan con un patrimonio neto superior al millón de euros (sin incluir las deudas) aporta nada menos que el 41,6% de la base liquidable, por lo que serán ello -quienes cuentan con un patrimonio superior al millón de euros- los que tienen más motivos para estar felices.

Desde luego, no sólo ellos. El tramo más alto de la pirámide del impuesto, es decir aquellos contribuyentes con un patrimonio superior a los 10 millones de euros -1.663 millones de pesetas- serán los más beneficiados. Y es que, como dice la Memoria Tributaria, los 727 contribuyentes que se encontraban en este intervalo en 2005, los cuales representaron menos del 1 por mil del total de declarantes (sí han leído bien), generaron nada menos que el 4,8% de la base liquidable del impuesto, con una media cercana a los 19 millones de euros por contribuyente, cifra que es 61 veces superior a la media global, la cual se situó en 311.164 euros.

Como se ve el nivel de dispersión del impuesto es elevada. La media de patrimonio por declarante son 311.164 euros, pero el patrimonio de los más acaudalados –también como media- es de 19 millones de euros. Unos y otros, sin embargo, se verán beneficiados de la misma manera por la eliminación del impuesto.

Dichos en otros términos. Los contribuyentes con un patrimonio situado entre 110.000 y 200.000 euros pagan al Fisco entre 84 y 155 euros cada año. Por el contrario, quienes cuentan con un patrimonio superior a un millón de euros e inferior a dos millones, pagan a sus respectivas haciendas autonómicas entre 8.136 euros y 22.163 euros. Pero es que quienes tienen un patrimonio superior a los 10 millones de euros tienen una cuota media a ingresar de 111.205 euros. Como se ve, a unos ganarán más que otros con la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio. Unos dejarán de pagar 100 euros y otros 100.000.

Habrá quien piense que lo injusto del Impuesto sobre el Patrimonio es que hay que tributar por la vivienda habitual, que ya está suficiente gravada por las tasas municipales, el IVA o el Impuesto de Trasmisiones Patrimoniales. Eso es cierto, pero estamos, de nuevo ante una verdad a medias.

Fondos de inversión y acciones

Los inmuebles urbanos (donde se supone que vive el contribuyente) representan apenas el 55% de la base imponible del tramo de declarantes con menor patrimonio, el resto lo componen, fundamentalmente, depósitos bancarios y fondos de inversión. Lógicamente, el peso la vivienda propia respecto del patrimonio evoluciona en sentido decreciente a medida que aumenta la riqueza del individuo, hasta el punto de que en el tramo de los más ricos -10 millones de euros- la vivienda ni siquiera aparece entre los tres principales elementos del patrimonio. La primera fuente de riqueza de los más ricos son los fondos de inversión; la segunda, los valores de renta variable y la tercera ‘otros bienes y derechos’. Estas tres fuentes de renta son las que ahora no se gravarán por la eliminación del Impuesto sobre el Patrimonio.

Habrá quien piense que el Impuesto sobre el Patrimonio es injusto fundamentalmente porque es extremadamente costoso. Veamos los datos. El tipo efectivo de gravamen (no el nominal, ya que hay que tener en cuenta el juego de deducciones) se sitúa en el 0,421%, pero con una característica fundamental: el impuesto es progresivo, por lo que pagan más los que más tienen como, por cierto, proclama la Constitución.

* Carlos Sánchez es un periodista económico español que escribe regularmente en el periódico digital El Confidencial.

lunes, diciembre 03, 2007