jueves, mayo 11, 2006

Periodismo económico.

Ayer hablábamos de cómo nos manipulan para ponernos en contra de nuestros propios derechos, y hoy vamos a ver otro ejemplo más de corrupción mediática. Debo admitir que los periodistas representan una profesión de una baja estofa moral que me fascina. Para empezar, no puedo entender que alguien hable de algo que no entiende. Ves a diario a periodistas hablando de derecho y de economía sin tener ni idea de lo que están diciendo, y sencillamente dicen lo primero que se les pasa por la cabeza. O quizás no, eso sería tener una idea muy positiva de los medios de comunicación, no dicen lo primero que se les pasa por la cabeza, mienten y lo saben pero no les importa porque les pagan para hacerlo. Después ellos son los que dicen que los blogs suponen una opinión tendenciosa y un monólogo, que ellos representan la información veraz y un diálogo con sus lectores (como he podido leer hoy en una infame carta del director de metro directo que no encuentro en internet).
Pues mirad este ejemplo magnífico de fidelidad informativa, y otro, y otro, y otro más. La información la he sacado de aquí. Sí, éste es el periodismo económico, el mismo que nos vende que bajando los impuestos a los ricos fomentamos el consumo y por lo tanto la expansión de la economía (también obvian que esto es a corto plazo, ya que lo que realmente hace que se expanda la economìa a largo plazo es el ahorro, pero eso a los políticos no les interesa: ya no estarán ahí). Son esos neoliberales que aparecen en las tertulias diciendo que el Estado tiene que dejar que el mercado se ajuste por sí mismo (esta gente ya se ha olvidado del crack del 29). Serán muy neoliberales, pero están encadenados a las empresas que les pagan las hipotecas de sus chalets. ¡No leen las múltiples denuncias de la OCU denunciando el tongo desde el 2004! ¡Y la justicia los investigaba desde el 2003!
Los que pierden son los pequeños inversores, evidentemente. Esas personas que ponen ahí sus ahorros para la jubilación, o para renovar el coche, o para comprarse un pisito en la playa. Los que han puesto ahí millones de pesetas tienen un abogado de puta madre que se asegurará de que cuando la empresa se ponga en quiebra y se subasten los bienes su cliente sea el primero en cobrar. Además, el que tiene ahí millones, también los tiene en otras empresas por aquello de no poner sus huevos en la misma cesta. No, ahí los que pierden son los pequeños inversores. Como siempre.
¿Sabías que en España hay más billetes de 500 euros en circulación que de 5? Tú no te preocupes, el Estado de Bienestar no peligra porque un hijo de puta tenga 10 millones de euros escondidos en billetes de 500 en su casa, y cientos de miles de dólares. El Estado de Bienestar no peligra ni aunque haya miles de hijos de puta como éste. O cientos de miles. El Estado de Bienestar peligra porque hay cinco o seis pícaros de pacotilla que quieren sacar 600 euros al mes para vivir del cuento. Yo sólo soy un demagogo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

This site is one of the best I have ever seen, wish I had one like this.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.