domingo, noviembre 05, 2006

¿Periodismo?

Ya sabéis que me encanta leer la prensa de todos los colores y sabores (desde El Mundo hasta Libertad Digital, pasando por El País y 20 minutos) para darme cuenta de la realidad que me rodea. Los periodistas, como ya he dicho alguna vez, son esa gente que estudia cómo hablar de cosas de las que no entienden, y así no se sienten mal si hablan de nuevas legislaciones y mientras que lo único que saben de Derecho es lo que han visto en Ally McBeal (si es que se escribe así). Sin embargo es interesante ver sus puntos de vista porque reflejan los mayores tópicos de la sociedad que vive en democracia, cómo hablan de cualquier cosa sin saber de ello, sencillamente repiten lo que el acerbo popular les ha inculcado, convirtiéndose en un círculo vicioso: los periodistas repiten lo que el pueblo dice y el pueblo oye lo que los periodistas dicen, y así les va a ambos.
Todo esto viene a relación de que los mayores defensores de la democracia que puede haber son los periodistas. Quizás es porque ellos son los mayores beneficiados con la libertad de expresión de la cual usan y abusan sin utilizar su obligación a la información. Son personas que si bien no creen totalmente en las instituciones o en aquellas profesiones que no gocen de la libertad de la que gozan ellos mismos (jueces, médicos, etc) sí consideran que la democracia es la organización superior del Estado y la sociedad y por tanto la defienden a muerte. Y como los periodistas defienden a muerte el sistema político occidental, nos encontramos con una falta patente de picardía en sus artículos que se convierten en meras redacciones inocentes, que no hacen daño al sistema, que no lo critican ni condenan en ningún momento. ¿Ejemplos?
¿Qué mejor ocasión que el juicio contra Sadam Hussein para recordarle al mundo que las atrocidades cometidas por este dictador fueron cometidas con la complacencia y el apoyo estadounidense? Y ya que estamos, aunque sea mucho pedir a los periodistas, esos que se saben la Constitución Española de memoria y son capaces de gritarse artículos los unos a los otros como si se los supieran de memoria, ¿Por qué no explican por qué el juicio a Sadam Hussein es ilegal conforme al Derecho Internacional y que por lo tanto su sentencia de muerte es ilegítima? En cambio escriben artículos como éste, o este otro. Eso sí, recalcan que el abogado defensor de Sadam gritó: "¡Alá es grande!".
¿Y qué me dicen de las elecciones a Cataluña? Con un abstencionismo cada vez más pronunciado, y después del abstencionismo para votar el Estatuto de Cataluña, y el abstencionismo para votar la Constitución Europea... los periodistas no atan cabos. No se les ocurre pensar que la democracia falla por algún lado, que como es posible que el porcentaje de población que participa en unas elecciones no llegue al 55%. Claro, después dicen que es porque los españoles no estamos interesados en la política. ¿Pero nos representan esos políticos? ¿Representan nuestros intereses? ¿No hay acaso una crisis de confianza en el sistema?
Por otra parte, somos naturalmente condescendientes con otros estados democráticos. Los periodistas son incapaces de poner al mismo nivel a esos "terroristas" de Hamás con el gobierno democrático de Israel. Recordemos que hubo elecciones libres en Palestina, y ganó Hamás. Elecciones democráticas. ¿Qué delito han cometido? Sencillo: no son occidentales. Hoy ha muerto una niña de doce años de un disparo en la cabeza de un tirador de élite. Algunos periódicos ni siquiera comentan la noticia y los otros simplemente dicen que el francotirador apuntaba a otra persona y falló. A la niña le acertó en la cabeza.

2 comentarios:

Sandra dijo...

maybe, just maybe, that's an universal requirement of the job (talk about things they know nothing about, i mean)... who knows? maybe they actually think they know what they are saying... anyway, since i saw a report on schizophrenia (supposedly good 'cause it was made by truly good journalists - i have high hopes, i know...) that completly missed, well, nearly everything(!) that could be the point of it even though they interview 3 psychiatrists (not even a lousy diagnosis criterion!)... i just choose to believe they are never thaught to search for, you know, reliable sources or information, i now believe most of them don't even know (who knew? O_O) how to think.

esther dijo...

Los periodistas no hablan de aquello que no entienden, hablan de lo que pasa en el mundo, que muchas veces si, se escapa a la comprensión de cualquiera.
Los periodistas no pretenden, ni buscan, actuar como profesores de derecho, ni de economía, ni de ciencias, ni de lengua, ni de arte, ni de matemáticas, ni de física... sólo presentan hechos, situaciones. Quien quiera ampliar sus conocimientos que acuda a una facultad o coja una enciclopedia, que no es malo leer.
Ahora bien, ¿cúal es el problema? el problema es que la gente es muy floja, espera que el telediario, la prensa, la radio... les cuente aquello que por pereza ellos no van a conocer nunca. Los periodistas informan de una guerra en Irak, pero cualquiera que no tenga un mínimo de memoria histórica o de conocimientos básicos sobre Oriente Medio, no entenderá nunca el conflicto. Así, los periodistas han debido adaptarse a la creciente incultura del mundo desarrolllado, que dispone de infinidad de medios para acceder a la información que desee pero que resulta que no quiere ni le interesa utilizarlos.
Un periodista, señor, es un cronista, no un experto. Es experto en lo suyo, en lo que le compete: la investigación, documentación y exposición de un hecho.
Un periodista, denuncia lo que cree y lo que le dejan. Hablas de "la libertad de expresión"... y se te olvida que ese es un derecho del que disponemos todos y no todos ejercemos: tendemos a ser demasiado politicamente correctos. No caigas en globalismos ridiculos como decir que: "como los periodistas defienden a muerte el sistema político occidental, nos encontramos con una falta patente de picardía en sus artículos que se convierten en meras redacciones inocentes, que no hacen daño al sistema, que no lo critican ni condenan en ningún momento". Tú vives en ese mismo sistema, tú votas a sus gobiernos, vives según sus leyes, y te riges por su economía. Tú que aceptas todo eso ¿dices qué te rebelas? Hace falta algo más que "una mera redacción" para cambiar las cosas, pero es cierto, te lo concedo, el primer paso para acabar con un mal, es nombrándolo. Pero esa tampoco es la tarea esencial de un periodista, un periodista debe ser un vocero, desgraciadamente no un ideólogo.
La picardía, por último, es un recurso, como otro cualquiera, que hay periodistas que explotan mejor y otros de manera inmejorable, es decir: sutílmente, que es la mejor de las maneras.