lunes, octubre 30, 2006

Pobre, pobre Alejandro Sanz

Hay artículos que sorprenden, algunos porque marcan época en el periodismo como los relacionados con el caso Watergate, y otros por la bazofia que cuentan. El artículo del que voy a hablar pertenece a la segunda clase, y aunque no es su intención, refleja perfectamente la verdadera naturaleza del entrevistado: Alejandro Sanz, un tipo que hace tan sólo dos años fue a visitar al presidente del gobierno junto con una tropa de empresarios y artistas más o menos rancios para decirle que los artistas se morían de hambre debido a la no intervención del estado.
Alejandro Sanz lo está pasando muy mal. No puede competir contra internet y los gustos musicales de la gente. Está pasando hambre, y eso se refleja en ciertos momentos de la maravillosa entrevista que le realizó Julio Medem en la mansión de Miami de Alejandro Sanz.
En estas citas del artículo podemos observar como Alejandro Sanz apenas tiene para pagar la gasolina del seiscientos:

-"En una deslumbrante lancha de 700 caballos recorremos despacio un canal marino que cruza entre dos islas artificiales, repletas de mansiones en las que viven los ricos y famosos. Es casi de noche y luce una luna llena preciosa"

-"Al dejar el canal de las islas artificiales, Alejandro aprieta el acelerador –se nota que le gusta– en dirección a la parte financiera de la ciudad. Rascacielos iluminados que surgen al borde del mar, y palmeras, a miles. Nos cruzamos con otras lanchas, pero nadie nos supera."

Alejandro es un pobre adicto al tabaco, pero apenas le llega el suelo para el mismo. Tiene que ir pidiendo las colillas en los parques a los viejos que maltratan sus pulmones:

-"Alejandro me ofrece un puro de los años sesenta; no sabía que se pudiera fumar un puro de hace más de cuarenta años."

-"Fuma una calada de su puro y comenta que no es tan bueno como esperaba."

Claro que a pesar de sus penalidades económicas Alejandro es un artista como la copa de un pino que versa en su disco todas sus habilidades como poeta, y todos saben que los poetas pasan horas reflexionando y mesurando cada verso para que cuadre en una composición lírica maravillosa:

-"Yo he trabajado de una forma que no he hecho nunca, y es que no he escrito ni una palabra en un papel. Sólo he ido grabando, grabando, grabando música, e improvisando con la voz."

Pobre, pobre Alejandro Sanz.

2 comentarios:

BABEL dijo...

Gracias por expresar de forma tan lúcida algo que luchaba dentro de mi cabecita por salir de mi boca.
Gracias mil

Kinderzimmer dijo...

Bueno, dale las gracias a Alejandro Sanz, yo prácticamente me he dedicado a escribir lo que él ha dicho jejeje